EL BEBÉ QUE SE PROPUSO DESCUBRIR EL MUNDO ENTERO

EL BEBÉ QUE SE PROPUSO DESCUBRIR EL MUNDO ENTERO

Cuando crecemos a veces se nos olvida cómo era ser niño… la curiosidad y la alegría que nos invadían con cada pequeño hallazgo. ¡Recuérdalo con este artículo!


Érase una vez un hogar cálido, en mitad de alguna parte, en un lugar precioso.

Esta casa pertenecía a una familia muy feliz, que al igual que tú, tenía un niño muy curioso que quería descubrir el mundo… ¡Este pequeño quería saberlo todo!

“¿Cuántas formas hay?, ¿cómo son…? ¿Y los colores?”. “Esto sabe bien… aquello no sabe a nada, ¿y esto? ¡Ay! ¡Esto no está nada rico!”

“De todas estas cosas… ¿cuál es suave? ¿Y la más áspera? ¿A qué se referirá mamá cuando dice que algo es frío o que está caliente? Me gustaría saber qué es lo que huele bien y lo que huele mal…”

El caso es que para dar respuesta a todas estas preguntas que pululaban por su pequeña cabecita, este niño tuvo que trabajar muy duro. Así que cada día, iba de un lado al otro de la casa, y con sus manitas tocaba y cogía, y con su boquita probaba todo aquello que era capaz de sujetar. Así lo aprendió todo sobre el pato de goma, el juguete de hacer música, esa manta de colores llena de sorpresas… y de todas las demás mantas. ¡Incluso del limón! “Aggggggghhh, ¡qué sabor tan raro tenía!”

Este pequeño investigó y conoció todo aquello que fue capaz de alcanzar, y se convirtió en un niño muy listo, que en seguida supo diferenciar los colores, los animales y las letras.

¿Y su mamá?

Bueno, su mamá, como amaba a su niño más que nada en el mundo, se aseguró desde el primer momento de que pudiera descubrir el mundo de forma segura, libre y tranquilo en un entorno “a prueba de exploradores”. ¡Seguro que queréis saber cómo!

Ella guardó todos los objetos que podrían ser peligrosos para su niño por ser demasiado pequeños, escondió las teclas diminutas, todos los botones, y puso a buen recaudo los detergentes, los productos de la limpieza y las cápsulas de Ariel.

Después de largos días de estudio, el pequeño bebé siempre terminaba el día de la misma forma: durmiendo en silencio, tranquilo y feliz, con su descanso lleno de dulces sueños. ¡Al día siguiente habría mucho más mundo por descubrir!

¿Te ha gustado este artículo? ¡Esperamos que sí! Dale me gusta o déjanos un comentario. Tal vez quieras leer más sobre Ariel 3en1.

Ariel

€2,00

de descuento en cualquier tienda

Para imprimir tus cupones, comprueba que tu computadora está conectada a la impresora
Ya has impreso este cupón

Confirma tu información personal

Para finalizar el proceso, por favor completa la siguiente información

Lavavajillas a máquina

Fairy a Máquina

Fairy

€2,00

de descuento en cualquier tienda

Nuestra mejor limpieza de restos difíciles, incluso limpia la grasa de tu lavavajillas **

Lavavajillas a máquina

Fairy

Fairy Platinum

Vale Dto. Fairy Platinum

Para imprimir tus cupones, comprueba que tu computadora está conectada a la impresora
Ya has impreso este cupón
:D
:D

:D

Embajadora
SC19922363304