Cómo cuidar tus plantas en verano

Cómo cuidar tus plantas en verano

0
En la época estival, un exceso de sol y calor puede ser mortal para las plantas, sobre todo las que viven en exteriores o terrazas. ¡Toma nota de estos consejos y mantenlas frescas y verdes todo el año! (Aunque te vayas de vacaciones).

 

CONSEJOS DE VERANO PARA TUS PLANTAS

 

Riégalas con medida

 

Dependiendo del tipo de planta, del tamaño y de la zona en la que vivas, tus flores necesitarán más o menos agua. La medida que no falla para ver si una planta tiene sed (antes de que se le desmayen las hojitas por falta de agua), es tocar la tierra a ver si está húmeda o no. Remuévela un poco con los dedos y lo notarás fácilmente.

 

Puedes hacer un cálculo de cada cuanto las riegas, y dejarles jales agua extra en el tiesto si ves que va a hacer mucho calor, pues si les da mucho el sol gran parte puede evaporarse con el calor. Los expertos recomiendan riegos espaciados y profundos porque, acostumbran a las plantas a soportar cierto grado de sequía, haciéndolas más resistentes, y por otro incitan a que las raíces se desarrollen en profundidad buscando la humedad.

 

En la hora perfecta

 

Mi abuela decía que no había que regar las plantas cuando les daba el sol. Y es cierto: para ayudar a que la tierra conserve la humedad durante más tiempo, riega a primera hora de la mañana o mejor al atardecer, pero nunca en las horas centrales del día. Si puedes evita regar con agua calcárea porque puede alterar el pH del suelo e impedir que la planta sobreviva. Si tienes muchas y te compensa, hazte con un sistema descalcificador, y si no, trata el agua con vinagre y limón. Si son poquitas puedes incluso regar con agua mineral.

 

No te olvides de abonarlas

 

El abono es un producto que contiene nitrógeno, fósforo, potasio y sales minerales en proporción adecuada a las plantas. Es imprescindible para mantener la fertilidad de la tierra en verano. El agua de cocer huevos duros o verduras puede venirles muy bien y así tú la reutilizas.

 

Evita la exposición directa al sol

 

Ya que es uno de los factores de mayor riesgo que hay. Si te vas, coloca las plantas en un lugar lo más fresco y protegido posible, aunque sea tan solo echarles el toldo o construirles un techo provisional si están fuera a pleno sol. Baja un poco las persianas para las de dentro, o echa las cortinas. También puedes dejar barreños de agua dentro de casa para que haya humedad dentro de la habitación, y si puedes el aire acondicionado programado para que salte 5 minutos una vez al día y refresque un poquito. Si las dejas fuera sin riego, aunque las protejas del sol, pasarán días muy duros.

 

Una “casa” mejor

El recipiente que contiene la planta cumple un papel fundamental en la conservación del sustrato, que es la base para el alimento e hidratación de la planta. Evita las macetas de plástico pequeñas, y antes de irte de vacaciones trasplanta a tu plantita a una casa mejor, de arcilla, más grande, que no tenga fisuras y esté limpia. No sólo aguantará más tiempo sin regar, sino que crecerá más a gusto.

 

Elimina las partes dañadas para que no resten energía

 

Presta atención a las hojas y flores que se hayan secado, córtalas y estarás facilitando el crecimiento del resto de la planta. Pulveriza cada dos días las hojas y límpialas para que respire mejor. Y si quieres que florezcan preciosas y sanas, prueba con un abono casero: el vino. Puedes aderezar el agua de riego con el sobrante de una cena, eso sí, de forma ocasional. ¡Verás qué bonitas se ponen!

 

Un entorno limpio

Yo tengo la costumbre de barrer y fregar la terraza cada día, utilizo Don Limpio Gel Concentrado para fregar el suelo y ahuyentar a los insectos. Viakal también va bien para eliminar la cal que puede acumularse en el suelo en las zonas de agua dura, ¿por qué? Porque una terraza que se mantiene limpia, está más libre de ácaros, hormigas y otros bichitos que pueden perjudicar a tus plantas en tu ausencia. ¡Así que no te olvides de cuidar el espacio donde viven tus amigas verdes!

 

RIEGA DESDE LA PLAYA, ¿TE VAS DE VACACIONES?

 

No hace falta que convenzas a nadie para que riegue tu vergel (aunque oye, si hay un visitador de plantas que se ofrece…), ¡déjalas equipadas para cuando estés ausente! Aquí tienes algún sistema que te será de mucha ayuda.

 

  1. El agua en gel. Se comercializa en tiendas especializadas y grandes superficies, y es ideal para plantas de interior, así como para macetas colgantes. Suministra agua durante 30 días, pero si tu planta es muy grande, tal vez debas de ponerle uno o más geles. Es un producto 100% natural, biodegradable, no tóxico e inofensivo para las personas y los animales.

     

  2. El método bañera. Si te vas pocos días y tus plantas no necesitan mucha luz, puedes acomodarlas con un dedo de agua en la bañera. Si necesitan luz, podrás acomodarlas en barreños con agua y piedras para mantenerlas hidratadas, ¿cómo? Mira: se colocan en el barreño, encima de unas piedras y con agua debajo, para que la planta solo roce el agua. En lugar de piedras también vale un plato o tiesto de barro colocado al revés y sumergido en el agua para conducir la humedad hasta tu planta.

     

  3. El cordón y la botella. Hace poco descubrimos en un blog este truco y nos pareció increíblemente económico y viable. Solo necesitas un par de cordones de zapato de algodón y un recipiente de uno o dos litros lleno de agua; ponemos un extremo de los cordones bien sumergidos en el agua, y los otros bien enterrados en la planta. Así, cuando la tierra lo necesite, ¡absorberá el agua a través del hilo!

     

  4. También puedes recurrir a instalar un riego automático, o a comprar hidrojardineras con auto riego, que funcionan muy bien. Incluso los conos de riego por goteo, hay muchas opciones.

 

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos un comentario y ponle me gusta si te ha parecido útil. Tal vez te gustaría leer Ideas para decorar tu jardín.

0

Quieres escribir un comentario?