#Yomequedoencasa – Trucos para cuidar bien tus toallas

#Yomequedoencasa – Trucos para cuidar bien tus toallas

0
Nos encantan las toallas suaves y esponjosas cuando nos envolvemos en ellas. Te damos las claves para conservarlas perfectas más tiempo.

No podemos negarlo, nos encantan las toallas recién lavadas. Su suavidad, su frescor… secarse con ellas puede llegar a ser incluso mejor que la propia ducha. Ahora que pasamos más tiempo en casa podemos devolverle la vida a todas nuestras toallas. No te pierdas estos consejos sobre cómo cuidar una toalla.

Elegir la toalla

Lo primero y más importante para disfrutar de la suavidad buscada es elegir toallas de calidad para tu hogar, valorando el gramaje y la cantidad de algodón que contienen.

  • El gramaje, cuanto más alto, mejor. Indica el peso de la toalla por metro cuadrado; cuánto más gramaje tiene, significa que más pesada es la toalla y mejor absorberá. Lo normal es que este oscile entre los 300 y los 600 g/m2.
  • Por otra parte, el grado y el tipo de algodón es el factor más influyente porque es el que concede la sensación de suavidad a la toalla, así que cuanto más porcentaje de algodón tenga mejor. Si la toalla es de algodón 100%, ten en cuenta que el "peinado" es mejor que el "cardado" o "alisado", y que, entre todas, las más recomendables son las toallas elaboradas con algodón "high grade", una variedad que tiene fibras extra largas y presenta mayor absorbencia, fortaleza y una suavidad impresionante.

Tanto si es para un regalo como para renovar tu menaje, no te olvides echarle un vistazo a la etiqueta antes de comprar, ¡estos datos son algo a tener en cuenta para ahorrar a la larga!

Cómo cuidar una toalla en cada lavado

Las toallas de buena calidad conservarán su suavidad natural durante años, pero si quieres asegurarte de que su absorción y su estado general sean inmejorables, prueba estas recomendaciones:

  • Lava las toallas de color separadas, con prendas ligeras y de colores similares.
  • En la colada, incluye ropa de distintos tamaños para que el conjunto se mueva mejor durante el lavado. Procura no sobrepasar la carga recomendada.
  • Utiliza detergentes suaves, como Ariel, en su cantidad justa, para que el tejido no se endurezca y conserve sus propiedades absorbentes. Las nuevas cápsulas líquidas de Ariel son ideales, porque contiene la cantidad exacta de detergente que tu colada necesita para un resultado perfecto y deja la ropa suave y esponjosa. (Mantener siempre fuera del alcance de los niños).
  • Procura no utilizar suavizante, porque reduce la capacidad de absorción del algodón restando funcionalidad a tus toallas. Y no te preocupes por la fragancia: mucha gente utiliza el suavizante por el buen olor que desprende, si es tu caso, tenemos una sugerencia que te va a gustar: las perlas de perfume de Lenor UNstoppables. Son como su nombre indica, perlas de perfume ideadas para llenar tu ropa de una fragancia agradable y duradera, ¿quieres leer más sobre ellas? Una vez las pruebas… la colada no vuelve a ser igual.
  • Evita la lejía, y si las toallas tienen manchas difíciles de quitar, agrega media taza de amoníaco al agua.
  • No laves las toallas junto con prendas que tengan botones, corchetes o cremalleras, ya que podrían enganchar el tejido, restando secado a la toalla.
  • Para que las toallas no se deformen y encojan el mínimo posible, prueba a lavarlas en agua templada y secarlas a temperatura ambiente, en la cuerda, sin pinzas. Y estate tranquila, porque las cápsulas líquidas de Ariel ofrecen resultados perfectos incluso a 30º C.
  • Una vez secas, dóblalas con cuidado para que queden estéticamente bonitas y pásales un toque de vapor y plancha para que pierdan la dureza, sin llegar a apelmazarlas.

Trucos para cuidar una toalla

Cada detalle hace de tu casa un hogar. Por eso, cortesía de las lectoras de Próxima a ti, aquí tenéis una selección de trucos sobre cómo cuidar una toalla, ¡que los disfrutéis!

  • "Si son nuevas y sueltan pelusa, antes de estrenarlas prueba a dejarlas en remojo un par de horas en agua fría, con un puñado de sal y un chorrito de vinagre o el jugo de un limón."
  • "Si tu agua tiene mucha cal, pon cada 4 meses una lavadora sin ropa, solo con sal gorda en lugar del detergente y a 40º de temperatura. Con esto ayudas a limpiar el tambor y los residuos de jabón por dentro."
  • "Para recuperar el tacto suave que pierden con el tiempo y los lavados, añade un poco de bicarbonato al agua del aclarado cuando las metas en la lavadora. Eso si, ¡después no las planches!"
  • "Para que no cojan mal olor, espera a que las toallas estén secas para colocarlas en el cesto de la ropa sucia y ponlas a secar lo antes posible tras el lavado."
  • "Para conservarlas suaves y esponjosas, sécalas en la secadora a temperaturas relativamente bajas, y retíralas cuando aún no estén totalmente secas."
  • "Si quieres que siempre huelan bien, pulverízales de vez en cuando por encima agua perfumada con tu esencia favorita."
  • “Para disfrutar de un perfume intenso y que huelan de una forma indescriptible”, durante más tiempo, prueba Lenor UNstoppables, hay 4 fragancias distintas y el aroma permanece incluso tras planchar y guardar tu ropa en el armario.”

 

¿Te ha gustado este artículo? Ahora que ya sabes cómo cuidar una toalla, vete a la sección de Lenor UNstoppables y sigue leyendo.

0

Quieres escribir un comentario?

Consentimiento de cookies