Cuida los oídos de tu hijo

EL OÍDO: SU CONEXIÓN AL MUNDO

El oído de los niños pequeños es mucho más sensible que el de las personas adultas. Ponte al día sobre los cuidados básicos que necesitan los oídos de tu pequeño, las infecciones que puede sufrir y lo que está pasando por dentro en esas pequeñas y lindas orejitas. ¡Sigue leyendo!


Entre los 3 meses y los 3 años, el 70% de los niños sufre alguna afección de oído. ¡Ten en cuenta que son más comunes durante el invierno y la primavera! Toma nota y cuida de su salud.

Anatomía del oído
Las tres partes del oído - el externo, medio e interno - son como tres órganos diferentes, cada uno con su propio trabajo y sus propios problemas. El oído externo está formado por la piel, el cartílago y el canal auditivo. El tímpano es una membrana delgada que separa el oído externo del oído medio. El oído medio es una cámara llena de aire, que contiene tres pequeños huesos y que conecta la parte posterior de la nariz a la trompa de Eustaquio. La trompa de Eustaquio conecta el oído medio a la garganta y sirve como una válvula de drenaje y de compensación de presión.

En los bebés y niños pequeños, la trompa de Eustaquio es corta y plana. A los 7 años es más grande y más vertical, lo que mejora su capacidad de funcionar, y es que muchos problemas en el espacio del oído medio están relacionados con ella.

Infecciones del oído medio
Normalmente, la trompa de Eustaquio se abre cuando el niño traga y bosteza. La obstrucción de la trompa de Eustaquio crea presión negativa, que puede tirar del tímpano hacia adentro. Si esto ocurre, algunos líquidos pueden desprenderse de las membranas mucosas en el oído medio espacio, causando una acumulación de líquido. Esto ocurre a menudo en niños con infecciones respiratorias superiores o síntomas de la alergia. Si las bacterias o un virus entran en el líquido del oído medio a través de la trompa de Eustaquio, puede desarrollarse una infección del tracto respiratorio superior, llamada otitis media aguda, y que a menudo viene acompañada de síntomas como fiebre, dolor de oído, irritabilidad y descarga. Los niños con mayor riesgo de contraer infecciones de oído son los que van a la guardería, se alimentan con biberón o están expuestos al humo del tabaco.

La otitis media
Esta infección de oído tan común suele causar una pérdida temporal de audición, debido a que el aumento de líquido en el oído medio y el engrosamiento del tímpano reducen las vibraciones sonoras que viajan a través de los huesos del oído. Esta pérdida de audición por lo general desaparece una vez que el fluido es extirpado quirúrgicamente y después de un tratamiento con gotas para los oídos y antibióticos orales.

Acumulación de cera
El sistema para mantener los oídos del niño limpios y sanos en realidad es muy sencillo. Solo hay que limpiar la parte externa de los oídos con un hisopo de algodón o una toalla facial húmeda. La parte interna se auto limpia: la suciedad y las bacterias del cerumen quedan atrapadas en el conducto auditivo, y luego pequeños pelitos barren los escombros fuera. Nunca insertes un bastoncillo de algodón o cualquier otra cosa en el canal auditivo del niño, ya que esto empuja la cera de nuevo hacia el fondo y no la deja salir, y además, podemos perforar el tímpano accidentalmente.

El cerumen puede convertirse en un problema cuando la cerilla se acumula más rápidamente de lo que el cuerpo puede expulsarla. Para eliminarla puedes usar gotas de ablandador de cera del oído o aceite mineral en el canal afectado dos a cuatro veces al día (consulta con el pediatra). Mantén al niño quieto durante unos cinco minutos después de echárselas, y deja que la cera líquida y blanda se escurra hacia fuera. Si es complicado mantenerle tranquilo, puede que tengas que hacer esto mientras está dormido.

El médico también puede ayudarte a acabar con el problema, así que quédate tranquila, y ten en cuenta una cosa: el cerumen se pone más denso cuando la persona se deshidrata, así que asegúrate de que el niño toma suficientes líquidos. Por otra parte, el conducto auditivo externo debe permanecer lo más seco posible, si la humedad se asienta allí durante mucho tiempo, puede erosionar el revestimiento de protección, permitiendo que las bacterias y los hongos aparezcan.

El revestimiento también puede dañarse si el pequeño introduce cosas en su oído o se araña con los dedos. De hecho, los niños que sufren de enfermedades de la piel tales como eczema o dermatitis, son más susceptibles a las infecciones del oído externo. Los síntomas son enrojecimiento y descamación en la entrada de la oreja, o una secreción amarilla, acuosa o maloliente.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Esperamos que sí! Dale me gusta o déjanos un comentario. Tal vez quieras leer más sobre Súper padres, cursos para educar o Viajar con niños nunca fue tan fácil

Me lo ha dicho Margarita

Registration

¡Únete a Próxima a ti y consigue ventajas exclusivas!

Regístrate por aquí

Confirma tu información personal

Para finalizar el proceso, por favor completa la siguiente información

Belleza

Olay Luminous

Olay

€3,00

de descuento en cualquier tienda

Consigue una piel sin manchas y luminosa como una perla **

Belleza

Olay

Crema Perfeccionadora del Tono Regenerist Luminous de Olay

Vale Dto. Olay Luminous

Para imprimir tus cupones, comprueba que tu computadora está conectada a la impresora
Ya has impreso este cupón

Higiene femenina

Ausonia Discreet

Ausonia

€3,00

de descuento en cualquier tienda

Descubre las braguitas Pants Ausonia Discreet **

Higiene femenina

Ausonia

Ausonia Discreet Pants

Vale Dto. Ausonia Discreet braguitas

Para imprimir tus cupones, comprueba que tu computadora está conectada a la impresora
Ya has impreso este cupón