Diciembre 2012

DICIEMBRE 2012

Los tiempos cambian… y nos cambian. Antes a nadie se le ocurriría comparar una fiesta de fin de curso de los niños con un concierto del cantante de moda, pero a Margarita sí y el caso es que a veces los padres nos volvemos locos. Los post de diciembre son tiernos y divertidos, ¡disfrútalos!


Ensayo general…¡A gritar se ha dicho!

(21/12/12)

Ayer fue el ensayo general de la fiesta de navidad en el colegio de mis hijos y creo que viví una experiencia cercana a la muerte. Aparecí dos minutos antes de que empezara, tras hacer mi maratón diario con paradas en trabajo-casa-cole, despeinada, sudorosa, con la lengua fuera y sin la más mínima idea de que debía tragarme el ensayo de toooodos los cursos hasta llegar al de mis propios vástagos. Empezamos en primero de infantil, segundo, tercero, primero de primaria y así sucesivamente hasta que perdí el conocimiento.

Ayer fue el ensayo general de la fiesta de navidad en el colegio de mis hijos y creo que viví una experiencia cercana a la muerte. Aparecí dos minutos antes de que empezara, tras hacer mi maratón diario con paradas en trabajo-casa-cole, despeinada, sudorosa, con la lengua fuera y sin la más mínima idea de que debía tragarme el ensayo de toooodos los cursos hasta llegar al de mis propios vástagos. Empezamos en primero de infantil, segundo, tercero, primero de primaria y así sucesivamente hasta que perdí el conocimiento.

Después de cambiar el pañal volví a la sala y ya no pude volver a sentarme en mi sitio. Y no por desorientación, que también podría ser, si no porque mi butaca se encontraba en ese instante sepultada por cientos de padres que sujetaban con los brazos en alto cientos de cámaras de fotos con sus respectivos cientos de flashes. Incluso vi a una madre subida en los respaldos de los sillones, con una pierna apoyada en una columna y la otra sobre el hombro de un señor calvo, su marido espero, que sólo buscaba alzarse por encima de la marea de cabezas y conseguir la mejor instantánea posible.

En vista de que la escalada hasta la fila diez con la niña en brazos me sería del todo imposible opté por quedarme en la puerta de salida. Craso error. A los diez minutos apareció un guardia de seguridad que me emplazó a abandonar mi posición por, y cito textualmente, “si alguien sufría un desvanecimiento y debían entrar los del Samur”.

¿Nos estábamos volviendo todos locos o es que me había colado en un concierto de Justin Bieber sin apenas darme cuenta? ¿Dónde estaba mi hijo disfrazado de abeto, por favooooor!!

Desorientada opté por salir por la puerta de emergencia, recorrer tres pasillos y subir al tercer anfiteatro con mi niña en brazos. Allí pudimos disfrutar por fin del ensayo, ver cuántos niños se inventaban la letra del villancico, ver cuántos enmudecían como resultado del pánico provocado por esa horda de padres y ver por fin a mis dos hijos, uno con el dedo en la nariz y el otro dando collejas al de al lado… muy navideños ellos.

Cuando terminó todo salí despacito por la misma puerta y en la calle me encontré a mi marido tan sudoroso y despeinado como yo. Había salido antes de trabajar para ver el ensayo pero no había conseguido ni siquiera llegar a la puerta del salón de actos. Cientos de personas en fila india esperaban a que salieran los padres que tenían hijos en los primeros cursos, con la esperanza de que dejaran butacas libres y así poder acceder al local. Mientras tanto, empujones, codazos e intuyo que hasta insultos. No te lo vas a creer, Margarita – me dijo Pablo en un susurro – creo que hasta se me ha acercado un “reventa”

Y eso que sólo era el ensayo… ¡qué será de nosotros hoy!

Frigobíquico, bonito palabro

(09/11/2012) Frigobíquico, bonito palabro

Hace algunos meses, mi hijo Víctor iba corriendo por el pasillo cuando tropezó con su hermano y le tiró al suelo. Inmediatamente le dije "Cariño, ¿qué tienes que decir a tu hermano?". Él respondió: "Que se aparte".

Intenté regañarle pero me entró la risa y me tuve que esconder.

Desde ese día apunto en un papel todas las frases, dichos, palabros o conversaciones rocambolescas que mantengo con ellos. Estoy segura de que algún día, en unos quince o veinte años, les encantará revivirlas… y a mí me encantará recordar que un día esos adolescentes gruñones fueron seres maravillosos capaces de decir cosas como…

- ¿Mamá, a que encima de los ojos tenemos almejas? Resultado de hacerse un lío entre “mejillas” y “cejas”

- Ven, corre, siéntate en el sillón que te voy a contar una adivinancia.

- ¿Papá, de qué murió Michelín? Michelín es un muñeco y los muñecos no mueren, cariño. Que sí, que ha muerto y ya no podrá cantar nunca más “Cómo me pica la nariz”. Miliki, cielo, ése era Miliki.

- Mamá, si yo soy pequeño y papá y tú mayores ¿por qué yo duermo solo y vosotros juntos?

- Mi hermano es muy pequeño y no sabe decir frigobíquico.

- Cariño, ¿por qué te bajas de la cama elástica si todavía no ha acabado el tiempo? Porque mis zapatillas están cansadas de esperarme…

- Tu primo es zurdo, tú eres diestro y tu hermano es zurdo también como el primo. Y Bruno contesta, “No, mi hermano es alérgico al huevo”.

- Ese momento en el que estás en el baño, tu hijo asoma la cabeza y pregunta…¿Te limpio?

- Cariño ¿te has vuelto a dejar la bufanda en el cole? Jo, mamá, yo no tengo la culpa ha sido mi cabeza la que no se ha acordado.

- Se encuentra Víctor un céntimo en la calle, se agacha, me lo da y dice, “Toma, mamá, para que tengas más dinero”.

- Traen a casa una bolsa de gominolas después de un cumple y les pido una para mí. El pequeño se vuelve y me dice: “No, mamá, que te pones gorda…”

- Mamá quiero caca. ¿Ahora, cariño, no puedes esperar a que lleguemos a casa? Yo podría esperar, pero mi caca me dice que no.

- Una noche se fue la luz durante horas y mi marido bajó al portal para ver qué sucedía. Cuando subió nos dijo, “No os preocupéis, se ha ido la luz en toda la manzana”. El mayor le miró muy serio y preguntó “¿Hasta en el rabito?”

- Victor, en una comida familiar: “Abuelito, no me regañes que me pongo a roncar”.

- Como ya tenemos la navidad en puertas y por todos lados aparecen imágenes navideñas, ayer me preguntó el pequeño “Mamá, ¿y yo en qué portal he nacido?

- Cariño, ¿qué es lo que menos te gusta del cole? – Perder y compartir.

- Mamá, el vino que tenemos en la despensa es el mismo que beben los borrachos? -Sí cariño.

– Y él me contesta con cara y voz de absoluto pavor… ¿Y qué hace aquiiiií?!!!

Espero que la lista vaya creciendo y creciendo con el tiempo porque aún nos quedan muchos años de convivencia con esa loca llamada “Inocencia”

…. Y es que es mucho más divertido y manejable el mundo interpretado por los niños… ¿no creéis?

Tus marcas de confianza

Registration

¡Únete a Próxima a ti y consigue ventajas exclusivas!

Regístrate por aquí

Confirma tu información personal

Para finalizar el proceso, por favor completa la siguiente información

Lavavajillas a máquina

Fairy Lavavajillas

Fairy

€2,00

de descuento en cualquier tienda

Nuestra mejor limpieza de restos difíciles, incluso limpia la grasa de tu lavavajillas **

Lavavajillas a máquina

Fairy

Fairy Platinum

Vale Dto. Fairy Platinum

Para imprimir tus cupones, comprueba que tu computadora está conectada a la impresora
Ya has impreso este cupón
:D
:D

:D

Embajadora
SC19922363304