Veranoterapia: terapia para sobrevivir al verano (que no siempre es “tan maravilloso”)

Veranoterapia: terapia para sobrevivir al verano (que no siempre es “tan maravilloso”)

0
¿Te contamos un secreto? El verano no tiene por qué gustarte. Hace calor, cuesta dormir y hay un montón de bichos revoloteando por ahí, picando y haciendo de las suyas. El primer paso es aceptarlo, reconocerlo y reírse de ello… y de ti misma. Así que el verano te está haciendo pasarlo mal, ¡sigue leyendo!

Hay muchas razones por las que el verano puede no gustarte, ¿enumeramos algunas?

1. Porque hace muchísimo calor

Y en tu mente resuenan ecos que dicen “qué ganas de que llegue el veranito para disfrutar del buen tiempo". Ja. Buen tiempo no es derretirse a las 8 de la mañana cuando vas a trabajar escondiéndote del sol… ¿a que no?


2. Hay insectos y pican

Todos los insectos del planeta hacen su aparición estelar cuando llega el verano, moscas persistentes, mosquitos que te quieren picar y avispas que vienen a verte al picnic.


3. Porque cuesta dormir

Si pones el aire acondicionado, te resfrías; si pones el ventilador, el ruido te molesta, y si no pones ninguno, mueres de calor por más ropa que te quites.


4. Porque allá donde vayas estará lleno de gente

Es increíble, debe ser que somos muchos en el planeta...


5. Porque la vida social se “detiene” literalmente

Cualquier plan queda automáticamente derivado a septiembre, bien por falta de quórum, bien porque algo está “cerrado”.


6. Todo es más caro

Hacer cualquier cosa en verano es mucho más caro que hacerlo en cualquier otro momento del año, la culpa la tiene la ley de la oferta y la demanda.


Con esto solo queremos decirte que es lógico que prefieras la primavera o el otoño… Ahora bien: ¿qué podemos hacer para sobrevivir al verano? ¡Empezar la veranoterapia!

1. Llevar siempre un abanico y un spray con agua

No falla: en verano estos son tus dos mejores amigos, y deben acompañarte en el bolso a todas partes.


2. Beber mucha agua fresquita

Y agua con frutas, y zumos naturales… ponte morada a polos de hielo sin azúcar, flash y sorbetes naturales.

3. Date a la lectura o a la pintura en las horas más “hot”

No hay nada que relaje más que disfrutar de un buen libro, una música suave de fondo o, si eres de las que disfruta pintando, una sesión de tarde con las acuarelas. Acompañada del ventilador, eso sí.


4. Rumbo al norte

Algo que siempre funciona es cambiar de aires, cambiar de clima, y generalmente marchar al norte suele ser una buena idea para encontrarse con el fresquito.


5. Planea una escapada al aire libre

Al bosque, porque el verde da frescor, a la montaña o a hacer un descenso en kayak por el río, ¿qué tal una de buceo en aguas templadas?


6. Practica “la siesta”

Persiana bajada, ventilador puesto y a descansar en las horas más duras, ¡que un ratito extra de sueño siempre viene bien! Aprovecha ahora que puedes.


7. Encuentra un hobby deportivo refrescante

Ir a la piscina a nadar, practicar waterpolo, aprender a remar… o jugar con una manguera cerca, en realidad todo vale.


8. Renueva el ambientador de tu casa

¡Y si no tienes cómprate uno! Los olores que nos gustan nos devuelven la felicidad instantáneamente, ¿conoces la gama de olores de Ambi Pur?


8. Aprende a “amar” las cosas buenas del verano

Y a verlo todo más en positivo que en negativo. ¡Seguro que el verano también tiene cosas que te gustan! Aunque sean las tormentas.


Esperamos que nuestras ideas te ayuden un poquito con tu veranoterapia, vete desde aquí a la sección de cupones y descarga el tuyo por si te animas a darle un olor rico y fresquito a tu casa. Ambi Pur es el mejor, ¡huele tan bien!





0

Quieres escribir un comentario?