JUEGOS PARA LA PLAYA Y LA PISCINA

juegos-para-la-playa-y-piscina
0
La playa y la piscina son uno de los lugares favoritos del verano (por no decir nuestra 'segunda casa'…), ¡y hay que aprovecharlas al máximo! Aquí os dejamos una colección de juegos acuáticos para que los niños disfruten como nunca con vosotros y con sus amiguitos.

Los niños se entretienen con una mosca, pero no está de más tener recursos en la manga para cuando se les bloquea la imaginación... ¡apunta estos juegos de playa y piscina! Lo mejor es que no tienes que llevarte juguetes extra, podéis jugar con los recursos que nos da la naturaleza y poco más.

JUEGOS PARA LA PLAYA

Los clásicos:

  • Enterrarse en la arena: un niño es el elegido para ser enterrado y los demás son los encargados de enterrarle, con cuidado y por supuesto dejando fuera la cabeza. La variante "enterrar a un mayor" también les gusta mucho, ¡porque se sienten poderosos!
  • Saltar las olas: siempre bajo nuestra vigilancia, y al estilo de los vigilantes de la playa.
  • A la caza del tesoro: el clásico juego para coleccionar caracolas y piedras de colores. Para que no acaben con las existencias de la playa, pídeles que encuentren algo "diferente", una piedra verde o azul, por ejemplo.
  • 3 en raya en la arena: ¡con piedras y caracolas en lugar de fichas! El tablero podéis dibujarlo en la arena.
  • ¡Jugar a la rayuela! O a hacer un castillo de arena.

Los más originales:

  • Carrera de obstáculos: crea un circuito con diferentes retos, como saltar la toalla, pasar por el agua, esquivar chanclas y pisar conchas.
  • Vistiendo a tu sombra. Tan sencillo y creativo como dibujar la sombra del cuerpo en la arena y "vestirla", dibujando prendas con un palito: una pamela, un bolso, un top...
  • Escribir mensajes en la orilla y observar las reacciones de quien lo ve: por ejemplo, "¿me das un beso?" o "sonríe que hoy brilla el sol".

Los más relajados:

  • Dejar huellas en la orilla y ver cómo se borran. Es algo que hipnotiza a los más pequeños.
  • Mirar las nubes y buscar figuras.
  • Jugar al Veo-veo en la playa.

JUEGOS PARA LA PISCINA

  • Carrera de colchonetas: señala una meta, infla dos o tres colchonetas y sube a uno o dos niños en cada una, ¡y que gane el mejor! Tendrán que remar con los brazos tan rápido como puedan (y ya te soplamos que tumbados es como más conseguirán avanzar).
  • Túnel submarino: los niños se colocarán en dos filas, de pie en la zona de la piscina que no cubre. Cada grupo abre las piernas y forma un túnel, uno a uno, a todos los niños de cada fila les irá tocando el turno de pasar buceando! El grupo que antes acabe, ¡gana!
  • Tiburón: papá o mamá son un pez, y los niños tiburones que lo persiguen para comérselo. O al revés: papá es el tiburón, y los niños-pececillos huyen de él.
  • Búsqueda del tesoro: tiramos varios objetos a la piscina (mientras los niños no lo ven), y tienen que bucear y encontrarlos en tiempo record, el que se haga con más tesoros gana, claro.
  • Lanzamiento de churro o flotador, desde fuera de la piscina, lo más lejos posible sin que toque el borde del otro lado (alguien tendrá que hacer de juez).
  • Marco... ¡Polo! Un jugador hace de Marco y se venda los ojos. Los otros jugadores tienen que ir gritando "¡Polo!" en respuesta a cuando él grite "Marco". El que hace de Marco tiene que atrapar a uno de los que gritan "Polo" y adivinar quién es, ¿te acuerdas? ¡Si lo hace, se intercambian los papeles!

¿Y si le tienen miedo al agua?

Entonces tenemos que hacer que lo pierdan poco a poco, enseñándoles que el agua es un medio distinto y que no pasa nada, que solo tienen que acostumbrarse a él.

Donde hagan pie, o sentados en un escalón bajito, puedes echarles agua en la cara para que vayan acostumbrándose a la sensación de meter la cabeza. ¡Déjales que te salpiquen a ti también para que les resulte divertido, y haz todo el teatro que puedas!

Puedes enseñarles a hacer "el muerto" o "la estrella": les tumbas boca arriba en el agua, con las manos y pies abiertos, mientras les sostenemos con seguridad desde abajo, con las manos bajo su espalda y sus piernas. Pídeles en esta posición que se relajen,  ayúdales a sentir tranquilidad.

Recuerda que debe ir siempre con manguitos o la protección necesaria. Intenta jugar con él para que voluntariamente quiera entrar en el agua y nunca te separes de su lado. ¡Sé paciente!

¿Qué te ha parecido este artículo? Esperamos que te haya gustado, ¿y ahora qué tal un artículo para ti? Échale un vistazo a Los mejores looks piscineros y también a Cómo vestir un pareo.

0

Quieres escribir un comentario?